Vicky Neumann. Barranquilla, Colombia (1963)

Las obras de Vicky Neumann ciertamente plantean una realidad contemporánea, desconcertante para algunos espectadores por su lenguaje fresco, altivo, creativo y novedoso, desde el punto de vista cromático y compositivo, que se adentra en el tema de la pintura en un orden distinto, orientado y reformulado como un pretexto para pintar.

La artista colombiana deja como constante en su obra  la búsqueda de una textura visual, que puede ser la clave para entender la coherencia de su trabajo en los últimos 30 años. A partir de 1986 se aparta del papel y se consagra al óleo, donde alterna entre figurativo y el abstracto.